¿Con cuál me quedo?

Frases del calibre de “¿qué hice yo para merecer esto?” o su contracara, “y… algo habrá hecho”, me pusieron a reflexionar acerca de la validez de tantas palabras prediseñadas, frases y dichos que estamos acostumbrados a decir, olvidando en general preguntarnos cuanto se acercan o alejan de la realidad.

Entonces me pregunto, ¿cada uno merece o es responsable de la vida que tiene? ¿Hasta qué punto la vida que tenemos nos la debemos a nosotros mismos y cuánto a las circunstancias ajenas?

“(Tal cosa) pasó por algo, ya vas a ver” escuché decir a un inconforme. “Algo bueno va a venir/pasar”. He ahí otros ejemplos, solo que en estos casos se pasan al otro extremo. En este River y Boca de concepciones sobre la vida, estas últimas se alejan de responsabilizar al individuo para culpar al universo, el destino, la gravedad o cualquier otro tipo de fuerza superior inmanejable para el hombre.

¿Con cuál me quedo? ¿Tengo que elegir entre pensar que todo depende de mí o que nada depende de mí? ¿Es necesario realmente que elija un equipo? Después de todo soy mujer… y son enemiga pública de los multiple choice.