Borges y yo *

Con el tema reciente de Vargas Llosa y la Feria del Libro, el tema del arte y su relación con la ideología y la política me ha rondado bastante en la cabeza. Me hizo acordar a un debate que habíamos tenido en la escuela con una gran profesora (de esto hace ya 6 o 7 años, zeus), sobre la responsabilidad de los científicos en el uso que de sus descubrimientos se hacía. Si el tiempo no hizo estragos en mi memoria, la idea general del debate tenía que ver con cuan inocente podía considerarse a un científico que, encerrado en su laboratorio, descubría algo que posteriormente podría tener efectos nocivos (el ejemplo típico era la fisión nuclear) ¿Cuánto puede alejarse y desprenderse alguien de esta responsabilidad,  incluso sin ser quien efectivamente hace la utilización nociva del descubrimiento? No recuerdo si había alguna conclusión, creo más bien que la conclusión era de cada uno, era en parte decidir de qué lado estábamos, si del de la ciencia encerrada y desconectada de la realidad en la cual se inserta, o del de la ciencia comprometida con su entorno, su sociedad y su tiempo.

Lo del arte me hizo acordar a este debate, porque me hizo pensar en lo mismo, en la relación del artista con su entorno. Alejándonos de la idea de una utilización nociva del arte (que puede haberla, calculo), mi pregunta iba más para el lado de si se puede separar al arte del artista, al producto de la persona, y a la creación de las ideas que la persona tiene en otros ámbitos.

Más que en Vargas Llosa, pensaba en Borges, y en todas aquellas cosas que se le han criticado como persona, no como artista. Y me pregunto hasta qué punto se pueden separar cuando se trata de un mismo ser.

Truth is**, no conocí al hombre, a la persona, pero trato de conocer al artista, y no deja de sorprenderme. Su mundo, sus creaciones, su capacidad de englobar tanta sabiduría en tan sólo veinte líneas me produce esa sensación de querer más de la que hablé alguna vez. Querer saber más, conocer más, leer más, escuchar más…

Me gustan los desafíos. Lo fácil a la larga me aburre y adormece. Y la verdad es que este tipo me desafía. Por eso creo que por ahora voy a enfocarme en su arte y dejar lo otro para después…

 

* título que tomé prestado del cuento de J.L. Borges, “Borges y yo” porque me pareció pertinente.
** creo que estoy haciendo un uso excesivo de esta frase