Miopía II: bajo el agua

Escena #1

Personajes: Tamara (yo)
Lugar: baño/ducha

Encontrábame yo en situación de ducha. Momento de total vulnerabilidad si los hay, aunque potencialmente de mucho poder (si se sabe cómo usarlo, je). Pelo con champú (qué frase desgraciada por favor! listo, hice mi intento de darle una chance, de ahora en más será shampoo), vapor leve (porque todavía hace calor), pared de azulejos blancos. Yo, miope y en situación de ducha (o sea, sin anteojos ni lentes de contacto), observo tres manchas pequeñas y oscuras en la pared.

Escena #2

Personajes: Tamara (yo), “las manchas”
Lugar:  baño/ducha

Con shampoo en la cabeza, me acerco a la pared (que es la opuesta a donde se encuentra la canilla, se entiende) para confirmar que, como sospechaba, eran insectos. Una de las “manchas” supo ser un mosquito, ahora difunto. Todo indica que no fue por causas naturales, aunque el asesino no tuvo ni el tupé de ocultar el cadáver (hermano es el principal sospechoso). Las otras dos manchas, aún con vida (aunque no sé con qué propósito), eran dos moscas “de baño”. Mano enjabonada de por medio, les di muerte con dos poco efusivos golpes. Cayeron literal y figurativamente como moscas.

Algunos interrogantes
¿Por qué éste tipo de moscas habita únicamente en los baños?
¿Por qué son menos agraciadas que las moscas regulares a la hora de volar y escapar? o, en su defecto, ¿por qué les importa tan poco su propia vida que ni siquiera se gastan en huir para salvarse? (¿Será porque viven en un baño?)
¿Serán una especie previa evolutivamente a las moscas regulares y por eso tienen menos desarrolladas sus habilidades de vuelo y escape?

Tenía armado todo un post, pero hoy quise probar algo nuevo. Me agradó, así que voy a dejar la puerta abierta para ser menos existencialista de vez en cuando. Mientras, le pongo play a la voz de Skye Edwards.