Pujar la palabra

Un escupitajo en el fondo de la garganta.

Un niño en el canal de parto.

Cosas que existen, que están ahí esperando por salir (o ser sacadas). Cosas que carecen de la fuerza suficiente y necesaria, a las que les hacen falta un empujón, una partera, una gárgara.

Ya lo habría dicho Sócrates (según cuenta Platón) respecto de la filosofía como partera de la verdad, y ya lo habrán dicho tantos otros respecto de tantas otras cosas. El empujón, el primer paso, the leap.

Las palabras como gargajo.

Las decisiones, niños a punto de ser paridos.

Y por ahí ando yo, haciendo el trabajo de la partera, haciendo gárgaras con biromes y papel (o teclado y wordpress), esperando que salgan, o que al menos se asomen un poco a la luz (salir de la caverna, dejar de ver sombras, y ver las cosas como en realidad son, como en la famosa Alegoría).

 

.-