Azul

Rodeada de agua, hielo y cielo me puse a pensar que ‘sentirse azul’ (to feel blue) podía adquirir todo un nuevo sentido. Sentirse azul puede ser encontrarse pleno y feliz en un lugar desconocido, puede ser dejarse llevar por el viento seco y dibujarse nuevas pecas de sol en la nariz.

Es que sentirse azul, a veces, puede ser el comienzo para sentir el resto de los colores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.