Hielo, sol, pecas

Hielo, sol, pecas; o el por qué se me incendió la nariz post viaje al glaciar: