A veces el orden importa

Los detalles son en general los que hacen la diferencia: hacer esto en vez de eso, decir lo otro en vez de aquello. Hacer una cosa antes que otra, dejar para después aquello que no llegamos a hacer hoy.

Así es como a veces estar en el momento justo y en el lugar adecuado es cuestión de un enlazamiento de factores, hechos y decisiones que resultan casi intrazables hacia atrás (o hacia adelante). Y es justamente el detalle de estar en ese lugar y momento el que hace la diferencia y el que tira por la borda la teoría sobre que el orden de los factores no altera el producto.