Alegría en una taza

No es que siempre sea necesario dar explicaciones o porques a los por qués, pero buscando justificaciones a la alegría encuentro en el café un aliado perfecto.

Desayunar juntos en el balcón (café en mano), reencontrarme con un amigo (café de por medio), comprar cafetera para la oficina (café en una lata que dice “Café”).

Si todo eso no es felicidad, no sé de qué estamos hablando.