Sobre el peso y la levedad

¿Y si en lugar de quedarnos en la levedad de los sueños y el peso de los ‘peros’  hacemos desaparecer los obstáculos y nos ponemos a cargar poquito a poquito la balanza de lo onírico?