Por una sociedad con sentidos

Algo que nunca debería perder un pueblo es el contacto con sus sentidos.

Una sociedad de cuerpo que respira y vive, no debe descuidar su capacidad de hablar y expresarse. Pero tampoco su capacidad de oír (escuchando) y mirar (viendo).