Dedos oxidados

Las gotas de lluvia me recuerdan a Uqbar, a las tardes y noches compartidas, al camino pisado. Y del recuerdo a veces aparece la nostalgia. Pero del recuerdo también nace el deseo, la calentura bajo las huellas dactilares.

Mis dedos están oxidados, pero el agua de hoy me dijo que quiero volver…