Truco para días de lluvia

Los días de lluvia son ideales para muchas cosas y, con igual fuerza, poco ideales para otro montón. Trabajar entra en el segundo grupo, caminar sin paraguas entra en el primero si es verano, en el segundo si es invierno. Dormir y acurrucarse son Grupo 1, trasladarse grandes distancias Grupo 2. Y así.

Yo descubrí que además de chapotear en verano y ocultarse bajo las sábanas, los días lluviosos nos brindan la oportunidad de un truco (riesgoso) pero revelador:

Mirá la lluvia por la ventana. Cerrá los ojos. Imaginate que es sábado a la tarde. Ahora imaginate con quién estás.

                            … TADAAAA! (*)

(*) Disclaimer: la redacción no se hace cargo de las preguntas que los resultados de este experimento puedan generar.