Desde el laberinto…

Desde que empecé a incursionar con Borges, tengo cierta obsesión por los laberintos. No se si es mérito de Borges o de su propia lógica retorcida y misteriosa, pero me gusta pensarlos como metáfora de la vida. Me divierte pensar en la vida como un gran laberinto de laberintos entrelazados, que se unen y des-unen, así como me gusta pensar en la vida como un recorrido y un viaje.

“Viaje a Uqbar es el comienzo de mi viaje. Un viaje para descifrar mi laberinto.